Salir
Menéndez Pelayo s/n 50009 - Zaragoza (España) universa@unizar.es 976 761 997
banner expoTALENT'24
UNIVERSTAGE 2024
CAMPUS RURAL 2024
BANNER EMPRESAS expoTALENT´24

Prácticas rurales en Sástago

Última modificación
Mié , 25/10/2023 - 01:47

Sástago es historia viva. Sástago es una localidad zaragozana situada en un meandro encajado del Ebro perteneciente a la Ribera Baja con una población de 1.119 habitantes. Gracias al programa Desafío – Arraigo suscrito entre la Universidad de Zaragoza y la Diputación Provincial de Zaragoza, Jesús Martínez ha contado con la oportunidad de cursar prácticas en comunicación en un entorno rural. De esta manera, además de reforzar sus habilidades y competencias, ha contribuido a ser un altavoz social para el pueblo, incentivando la llegada de más capital humano y turismo al pueblo. 

Jesús desde que comenzó a principios de verano ha puesto en práctica sus estudios en periodismo, ya que ha sacado mucha iniciativa con el tema de comunicación del pueblo. “Me he sorprendido conmigo mismo la capacidad de autonomía y de autorrealización que he ganado”, comenta. El trabajo del periodista no ha sido para nada monótono. Además de tener su oficina en el ayuntamiento, todos los días se ha ido moviendo por el pueblo para ayudar a mejorar la comunicación del pueblo de cara que las empresas y sitios aparezcan en los órganos oficiales y en Google. Todos los días, las labores de Jesús han estado enfocadas en ser la cara visible de Sástago desde detrás de un ordenador. Ha estado manteniendo, rehabilitando, actualizando y renovando la página web del pueblo y subiendo posts y manteniendo las redes sociales. Asimismo, también ha trabajado con Google Maps y ha hecho noticias y bandos para mantener al pueblo actualizado. Incluso, en las fiestas de este año, ha ayudado a elaborar el folleto de fiestas y ha realizado toda la comunicación pertinente. Mil y una tareas en las que Jesús se siente “muy satisfecho con el trabajo que he hecho en la comunicación de Sástago”. 

Veía todo muy pobre, sobre todo, las redes sociales, y lo que he hecho ha sido revitalizar todo lo que correspondía con el tema de comunicación”, comenta. Gracias a la confianza que ha depositado todo el ayuntamiento en Jesús, ahora se siente “motivado en mejorar la imagen del pueblo”. El periodista ha generado mucho valor y eso el pueblo lo ha traducido en que han compartido todos sus posts y lo han felicitado por la constancia de hacer las cosas bien hechas a la hora de comunicar avisos, bandos o eventos.  

Jesús comenzó su aventura en Sástago a principios del mes de julio. El joven decidió embarcarse en el Programa Desafío-Arraigo para comenzar su experiencia profesional de una forma más madura y responsable y para quitarse la espina de que todos sus amigos se habían ido de Erasmus. “Pensé en hacer algo más que me pudiera permitir estar en otro lugar, y vi la beca Desafío-Arraigo como la oportunidad más adecuada y, además, encajaba mucho con lo que quería”, comparte. Con sus prácticas a punto de finalizar en el ayuntamiento, lo que se iba a convertir en una mera experiencia de verano, ahora ha marcado su futuro. Durante el transcurso de estos meses ha aprendido a hacer “muchas cosas útiles”, ha manejado programas que no los había visto antes y ha visto cómo funciona un ayuntamiento pequeño por dentro.

Es el primer trabajo que Jesús realizaba de lo “suyo”. Confiesa que ha ganado “constancia y resiliencia”, y que, aunque al principio tenía la preocupación de sacar las cosas, ahora es uno más. El periodista ha conseguido resolver todo y ha tenido un gran apoyo del alcalde y las concejalías para que la comunicación del pueblo sea exquisita. Gracias a detalles como este, Jesús ha notado que el pueblo le ha acogido muy bien y que han sido muy cálidos y lo han ayudado “en todo lo que pueden”.

El Convenio Desafío–Arraigo, ratificado entre la Universidad y la Diputación Provincial de Zaragoza, ha dado un empujoncito a Jesús por introducirse de lleno en el mundo laboral de la comunicación e invita a otros titulados o estudiantes a seleccionar esta beca. “Que se animen, es una iniciativa de conocer Aragón. Se la recomiendo a todas aquellas personas que no hayan salido de la ciudad y que no hayan tenido un contacto el pueblo. Ojalá yo la hubiera descubierto antes”, confiesa satisfecho de lo que ha logrado.