Salir
Menéndez Pelayo s/n 50009 - Zaragoza (España) universa@unizar.es 976 761 997
UNIVERSTAGE 2024
CAMPUS RURAL 2024
BANNER EMPRESAS expoTALENT´24
banner expoTALENT'24

Prácticas rurales en Torrijo de la Cañada

Última modificación
Mié , 25/10/2023 - 01:47

“Esta oportunidad ha sido muy buena para lanzarme de cara a proyectos en un futuro”, así describe Esther Doñate, estudiante del grado de Ciencia y Tecnología de los Alimentos, sobre las prácticas que ha hecho gracias al Programa Desafío-Arraigo, entre la Universidad de Zaragoza y la Diputación Provincial de Zaragoza. La estudiante ha recibido una fuerte acogida en las Devanadoras Rurales, en la localidad de Torrijo de la Cañada y en todo el valle del Manubles. 

Para Esther esta experiencia está siendo “muy enriquecedora tanto laboral como personalmente”, y es que las Devanadoras Rurales, un grupo de cinco mujeres comprometidas por tener una comunidad energética potente, han encontrado en Esther un talismán para que les ayude a hacer parte de su trabajo para convertir y hacer vinos con energía cero. Lo que pretende este grupo, es recuperar la estructura tradicional de las bodegas de Torrijo de la Cañada cuando nadie las quiere.

Esther ha vivido un viaje transformador. Con su pasión por hablar con la gente y explorar entornos rurales, se sentía intrigada por las posibles salidas laborales en su campo. “Me quería mover y descubrir ahora que estoy estudiando si me gusta más estar en el campo, en el laboratorio o en temas de etnología”, comenta. Gracias a este programa, ha descubierto una de las salidas laborales de su carrera, y ahora se ha podido desplazar por las distintas localidades del valle, censando viñedos antiguos, prospectando las viñas antiguas, recopilando diferentes informaciones sobre las viñas y haciendo identificaciones bibliográficas para las Devanadoras Rurales y para el proyecto WineOfHill.

Su labor no ha sido monótona en absoluto. “Mi trabajo es muy divertido y se me ha pasado volando”, dice con alegría. Todo el sector agrónomo del valle la ha acogido con calidad y ha compartido sus conocimientos y experiencias. “De lo mío siempre se ha necesitado a gente en el territorio”, explica, y es que tanto Yolanda Gimeno y Yolanda Gogorcena la han ayudado mucho en darle “confianza a la hora de soltarme en el trabajo”. “Quiero hacerlo y lo quiero hacer bien. Se está muy bien en la universidad, pero esto es el futuro y es asumir una responsabilidad”, añade.

Esther se ha empapado de todo el proceso. Desde el primer paso hasta el último. Las devanadoras la han apoyado y fortalecido su confianza en este nuevo entorno laboral. El objetivo de las Devanadoras Rurales es preservar las viñas autóctonas, fomentar el sector vitivinícola y crear oportunidades para jóvenes y mujeres en el ámbito rural. Esther ha sido una pieza más en este proyecto, y aspira que en un futuro se convierta en una de sus CTA, capaz de identificar variedades y calidades de uva, y de seguir el proceso desde la viña hasta la botella.

Esther sueña con permanecer en el mundo rural, explorando oportunidades y aportando sus habilidades. Aunque reconoce que la disponibilidad de empleo es limitada para los jóvenes, considera que el campo agrícola es un terreno fascinante para crecer profesionalmente. Para la estudiante, esta práctica ha sido una “experiencia única” en la que la gente se ha mostrado con ella “muy colaborativa y simpática”. A través de su labor, ha descubierto que los pueblos no están desapareciendo y que ofrecen un abanico de posibilidades muy variado.

Si pudiera, Esther ampliaría esta beca mucho más tiempo: “Con esta beca aprendes tanto lo que has estudiado en tu carrera como saber desenvolverte tu solo en el mundo laboral”. Su experiencia ha sido única y cree que los pueblos son historias vivas.  “Muchos tienen el concepto de irse de Erasmus a otros países, pero también te puedes ir a un pueblo y descubrir un nuevo mundo”, comenta.

Esther Doñate ha abrazado su oportunidad en el proyecto de las Devanadoras Rurales para explorar y contribuir al mundo rural, aprender sobre la producción de vinos y preservar el legado agrícola de la comarca. Su entusiasmo y dedicación están contribuyendo al renacimiento de esta área y le han ofrecido una gran llave para saber el enfoque que quiere hacer en un futuro cuando se titule.